el aire que respiro

Camino solo por la sola noche respirando aire con aroma a soledad. Por unas horas decido no pronunciar palabra alguna, conectarme a la estación perfecta y caminar por la ciudad que aunque oscura, tiene cada punto de luz en el lugar correcto. Me pregunto cómo llega uno a un lugar que no es casa pero se convierte en ella. Me pregunto si los caminos que tomamos son los que debemos. Me pregunto qué sería caminar el mismo circuito contigo. Me pregunto qué sentiría mi corazón al tomar tu mano. Me pregunto cuán lejos estás. Tengo todas la a esas preguntas menos la última, pero quiero engañar a mi mente para creer que este es un nuevo momento no vivido. Por lo pronto disfruto de la vista. Desde este puente, disfruto del espectáculo de la luna golpeando las nubes y proyectándose en las ondas inconstantes del lago. Mientras lo hago, pensamientos vacíos a mi mente vuelven. Cómo terminé aquí. Terminé aquí porque vienes conmigo. Cuando te vea y sepa que eres tú, volveré al mismo lugar en una media noche como esta y te leeré lo que ahora escribo. En el momento en que intentes decir algo dejaré que mis deseos reposen sobre tus labios y te diré: cualquier lugar en donde estés conmigo lo llamaré casa. Y el aire que en ella respiro tiene aroma a ti.

 

Advertisements