la historia se repite

Primero a tercero: Todo tomó forma y me dejó ver cómo todo encaja cuando veo a cada uno llegar y despedirse después de un corto tiempo. La vida siempre intentó enseñarme a que no me aferre a lo que quiero. Es como una cadena de decepciones de la que no me puedo librar.
Cuarto y quinto: Estaba en lo cierto aquel que alguna vez dijo que uno solo conserva lo que no amarra. Pero ese es el mayor de mis defectos. Ahora recuerdo ese instante en el que, siendo individuos completamente extraños, decidimos dar el paso y confiarnos las cosas más ocultas de nuestras formas de ser envueltas en tantas mentiras incompletas.
De sexto a sétimo: Diría el tiempo tan temido por mí ha llegado, pero aun no es un hecho. De cuántos mejores amigos me he despedido. Eres una amistad más para este álbum de calcomanías. Pero en tu sección, que podría ser considerada una de las más cortas, cuentas con la colección más amplia de recuerdos escritos en la historia de mi vida.
Octavo y noveno: Ahora la entiendo a ella cuando te llamaba hermana. Entiendo que eres capaz de persuadir a una persona al punto que no quiere aceptar el hecho de la distancia y el tiempo. Lo único que quiero decirte que así como hermanos, Dios nos dio la oportunidad para disfrutar de posiblemente una de las estaciones más divertidas del año. Lo escribo para marcar huella en este desierto de arena en el que empieza una nueva etapa. Solo pido prometamos querernos siempre como los más que amigos que somos. Prometamos perdurar en la memoria del otro para siempre. Estémos donde estemos, nos encontraremos a diez números de distancia. Ahora quizás me tenga que despedir de ti. Pero gracias.

Advertisements